5 errores cotidianos que acaban con la motivación de tu equipo

Evita estos errores que los jefes suelen cometer para garantizar la productividad de todos los empleados, y los buenos resultados…

Errores motivación equipo

Contar con un equipo motivado es clave para el desarrollo de los proyectos. Aumenta la efectividad de los empleados y mantiene un buen ambiente de trabajo. Sin embargo, no es sencillo. Muchos jefes y líderes cometen errores habitualmente sin notarlo. A largo plazo, los empleados deciden en muchas ocasiones dejar la empresa. Por eso, es importante conocer cuáles son esas fallas cotidianas que deben ser evitadas.

La desinformación

La información es clave para que un equipo pueda trabajar adecuadamente. Por ello, es importante que todos los empleados conozcan de antemano los datos que son necesarios para realizar un buen trabajo. Entre ellos, los objetivos reales que se persiguen.

Además, hay información que los jefes suelen pensar que no necesitan conocer. Como la presencia de problemas en la empresa, la situación actual u otras cosas que puedan afectarlos. De no informar al respecto, los empleados sentirán que trabajan a ciegas o que no son lo suficientemente valorados.

Promover competitividad interna

Aunque plantearles objetivos y promover la efectividad y la productividad es bueno. Enfrentarlos entre ellos puede causar problemas internos que afecta el desarrollo y la efectividad en cada proyecto.

Existen jefes que suelen hablar de forma negativa sobre un empleado frente a otros trabajadores. Esto también puede colocarlos en una posición de enfrentamiento.

Mantener secretos

Los empleados notan cuando se mantienen secretos en el ambiente. Lo que puede generar malestar en el entorno laboral y desmotivar. Para evitarlo, se recomienda hablar siempre de frente con la persona responsable cuando exista un problema.

Evaluar con subjetividad

La lealtad es muy importante en un equipo de trabajo. Sin embargo, recompensar a una persona en base a ello, y dejar a un lado a quien hizo un buen trabajo causará incomodidad. Como consecuencia, los empleados no realizarán un esfuerzo en hacer un buen trabajo por que saben que no es eso lo que se recompensa. Por tanto, se deben implementar las evaluaciones desde la objetividad.

Tratar a los empleados como enemigos

Aunque parezca extraño, es muy común hacerlo. En especial, en ambientes donde los empleados son sobre vigilados, donde cada error -aunque sea pequeño- es recriminado de forma fuerte y donde se mantienen una actitud negativa, como si no se confiara en las personas. Es necesario que los empleados comprendan que son parte de un equipo y que sientan confianza.

Evitar estos errores hará que la efectividad se impulse. Solo es necesario hacer pequeños cambios en la forma de liderar.

Referencias:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *