Trabajar desde casa, lo que debes saber para manejar el estrés

El trabajo desde casa ya no es solo una tendencia pasajera, pero debes considerar algunos detalles para evitar que la situación te sobrepase…

el estrés de trabajar desde casa

La flexibilidad de trabajar desde casa ha sido una de las metas a alcanzar para muchos profesionales con ganas de emprender su propia empresa. Pero, al contrario de como se piensa, no es una situación cómoda y relajada. Los niveles de estrés pueden desequilibrarse acabando con los nervios y la moral de cualquiera.

Se ha demostrado que la principal causa de estrés cuando se trabaja remotamente se encuentra en el uso excesivo de dispositivos móviles, ya que bombardean constantemente con grandes volúmenes de información, llegando a sobrecargar al trabajador y afectando negativamente a la productividad. Pero esto no es lo único que debes corregir…

Evita distracciones

Un problema común que tienen todas las personas que trabajan desde casa son las distracciones. Estas terminan siendo una pérdida de energía, de tiempo y de motivación para poder cumplir con las metas establecidas.

Deben de buscarse rutinas que ayuden a realizar las tareas sin interrupciones y, al mismo tiempo, estimulen las funciones del cerebro. Mantenerse concentrado en casa es un desafío que hay que superar para no sufrir estrés como causa de la frustración que provoca perder el enfoque continuamente.

Organízate mejor

Una de las ventajas que buscan los que prefieren trabajar desde casa es la independencia en los horarios, pero esto, a larga, puede convertirse en un problema al carecer. Al trabajar libre de las presiones de una oficina, es más difícil establecer límites, y sin ellos, las horas se dilatan, dejando espacio a nuevas distracciones que perjudican el desempeño.

El estrés se hace presente cuando no existe una organización que controle las distracciones, alargando así el tiempo de dedicación a cada proyecto, lo que suele provocar que se pierdan horas de descanso para cumplir con las fechas de entrega.

Mejora tus hábitos

Una manera de no caer en distracciones es separar tajantemente las horas de trabajo de las personales. Es decir, no utilices el teléfono móvil, no accedas a las redes sociales y no recibas visitas de familiares o amigos durante la jornada laboral.

Al principio puede ser difícil de mantener, pero una vez te adaptes a un ritmo de trabajo productivo sin interrupciones puedes arriesgarte a seguir un horario más flexible.

No te aísles socialmente

El trabajo desde casa puede provocar aislamiento social, y la falta de interacción genera estrés. Al establecer tus propios horarios, intenta reservar un espacio para tus relaciones personales, ya que esto te ayudará a tener una mente sana. Aunque debes cuidarte de no consumir mucho tiempo en sociedad, ya que interactuar con los demás puede distraerte de tus objetivos profesionales.

Es un proceso que dependerá de tu fuerza de voluntad y de las ganas que tengas de trabajar en cada momento, pero debes hacer lo posible por no mantener un equilibrio.

Si tienes en cuenta estos 4 factores y logras establecer una disciplina productiva que los integre, podrás conseguir lo que te propongas sin tener que pasar todo el día en la oficina.

Imagen: Freepik

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *