Qué son los precios psicológicos y cómo funcionan

Los establecimientos comerciales apelan a las emociones para que el consumidor crea que está comprando a un menor precio. Así lo consiguen…

Qué son los precios psicológicos y cómo funcionan.

A todos nos encanta una buena rebaja. Cuando vemos algo en oferta tendemos a comprarlo, así no lo necesitemos. Pero alguna vez te has preguntado ¿cómo funcionan los sistemas de precios de los negocios?

Hay un concepto con el que quizá no estés familiarizado pero que de seguro has percibido, de manera inconsciente, cuando vas a hacer las compras al supermercado: precios psicológicos.

¿Qué es precio psicológico? Es una estrategia que básicamente apela a tus emociones para fomentar las ventas con la reducción de una mínima cifra en el costo de un producto o servicio.

Estrategias y números que llaman la atención

Cuando vas con tu carrito recorriendo los pasillos del supermercado probablemente comprarás el arroz que está en 0,99 € y no el que está en 1 €. Esto sucede porque los números impares captan mucho más la atención del público.

Pensamos que ese producto tiene un precio inferior, aunque realmente no es así. Y es que normalmente cuando leemos de izquierda a derecha, el cerebro toma los primeros números y descarta la cifra principal.

Otra estrategia es la de los precios redondos. Mientras que los decimales hacen que compremos a través de la razón, los precios redondos hacen que lo hagamos a través de las emociones. ¿Cómo es eso? Pues una cifra redondeada seduce tu cerebro para que crea que la compra es, a un nivel muy subjetivo, correcta.

También hay que mencionar la estrategia del precio habitual. Muchas personas compran un producto regularmente y ni se detienen a ver su costo. ¿Por qué? Porque ya están acostumbrados a una cifra y cambiarla podría generar desconfianza.

Causar impacto también vale

Otra técnica son los precios de prestigio. No hay mejor forma de explicarlo que utilizando el muy citado ejemplo de la joyería que, en vista de las bajas ventas que venía registrando, pensó en poner toda su mercancía a mitad de precio, pero al final hizo lo contrario: aumentó todo al doble. El resultado fue sorprendente, aumentaron las ventas. La razón es que asociamos un precio alto con algo bueno, prestigioso o exclusivo.

Así que cuando vayas al supermercado o a la librería echa una mirada a los precios e identifica qué tan ciertas son las ofertas.

Author: Pablo Quintero

Co-CEO de Proyecto Kulto ● MBA (exchange), Entrepreneurship, Startups and VC - IE Business SchoolIE Business School. ● Full-time MBA, Business Administration and Management - The Australian Graduate School of Management (AGSM) @ UNSW Business School. ● Doctorado en Fisiología y Nutrición, Ciencias de la Nutrición - Universidad de Navarra.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *