Soluciones auditivas para cualquier edad

Un negocio no es un negocio si no soluciona de forma efectiva los problemas de las personas. Y cuando se trata de problemas de audición, la humanidad es el valor principal…

Soluciones auditivas

Resultaría ilógico pensar que unas gafas son un accesorio propio de personas mayores. Todos sabemos que se trata de un elemento necesario, incluso de uso obligatorio en muchos casos. Y, de la misma manera, tenemos que desterrar de una vez el anticuado pensamiento de que unos audífonos son algo propio de la tercera edad. En primer lugar, porque para padecer un problema auditivo no hay una edad definida y, además, porque la depuración técnica en su fabricación y diseño los han convertido en dispositivos prácticamente imperceptibles en lo que se refiere a la estética. En este aspecto hace especial hincapié el ClaSo Audiología, que quiere acabar con los prejuicios asociados a la pérdida de audición ofreciendo una atención totalmente personalizada y cercana a sus usuarios.

Confort y personalización

Además, lo referente al confort que pueden proporcionar unos audífonos a la vida de un paciente está fuera de toda duda. Personas que no oían casi nada, que no eran capaces de mantener conversaciones con otros con normalidad, que no podían oír ya la radio ni la televisión a un volumen normal, se convierten en individuos completamente plenos y felices.

Para comprender cómo funcionan los audífonos digitales tenemos que partir de la base de que los problemas auditivos no son algo tipificado y rígido. Cada persona puede tener unas carencias diferentes, lo que hace imprescindibles la personalización y la adaptación de los aparatos tanto a los síntomas como a la anatomía de cada uno. Sea cual sea la gravedad del problema de audición, eso sí, es recomendable utilizar esta útil herramienta no sólo por nuestra plenitud como individuos. También es vital para nuestro cerebro: un cerebro que deja de detectar los sonidos empieza también a ver reducida su actividad y, proporcionalmente, aumenta su grado de deterioro.

Audífonos como elemento paliativo

Además de socorrernos en casos de obligatorio uso, los audífonos pueden funcionar como tratamiento paliativo de otras afecciones auditivas como puede ser el siempre molesto zumbido en el oído. A pesar de que en la mayoría de los casos se presenta como un síntoma pasajero, fruto de un resfriado o de una exposición puntual a ruidos fuertes, existen ocasiones en las que se convierte en una patología crónica o, al menos, continuada. En estos casos, además de acudir al médico, se recomienda usar audífonos como terapia paliativa. Gracias a la emisión de sonidos relajantes, llegan a enmascarar el zumbido en la gran mayoría de los casos.

Imagen: Freepik

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *