Todos los caminos llevan a Santiago

El trabajo y la productividad son tan importantes como el descanso y el esparcimiento. Caminar es bueno para el cerebro, y si, además, está aderezado con cultura y tradición, mucho más…

El Camino de Santiago

Tras encontrarse las reliquias atribuidas al Apóstol Santiago allá por el siglo IX en la ubicación en la que hoy se erige la Catedral, fieles de diversos territorios colindantes comenzaron a peregrinar hasta la localidad compostelana. Ya en el siglo XI esta ruta se había convertido en un flujo masivo de cristianos procedentes de toda Europa, hecho que se mantuvo hasta su declive a principios del siglo XIX, por culpa en gran parte de la Revolución Francesa y las guerras napoleónicas. Afortunadamente, su resurgir a finales del siglo XIX y principios del XX ha permitido que llegue a nuestros días y se haya convertido sobre todo en una experiencia casi mística relacionada con valores como la superación personal o la convivencia.

Hoy queremos hablaros de algunos de los itinerarios alternativos que se pueden seguir y de las peculiaridades de cada uno de ellos, así como de los lugares de interés histórico o natural por los que pasan. Si queréis saber todas las rutas disponibles al detalle, no tenéis más que acceder a https://santiagoways.com, la web de Santiago Ways, los mayores especialistas en reservas al Camino de Santiago.

Tres alternativas: Camino del Norte, Camino a Finisterre y Camino Inglés

Uno de los recorridos que os proponemos es el Camino del Norte, que se extiende a lo largo de más de ochocientos kilómetros (oficialmente desde Irún) por toda la cornisa cantábrica hasta Santiago, tras atravesar el País Vasco, Cantabria, Asturias y Galicia. También conocido como Camino de la Costa, es ideal para aquellos que pretendan desconectar y disfrutar de la naturaleza.

Por otro lado, el Camino a Finisterre, una ruta que se remonta a la época en que los pueblos celtas poblaban esta parte de la Península, es el único que se extiende por la costa atlántica. Partiendo desde Santiago de Compostela, se dirige hacia Finisterre, en la Costa da Morte, donde los paganos ya realizaban ofrendas desde tiempos inmemoriales en cultos relacionados con la puesta de Sol. Una vez allí, existe la posibilidad de prolongar la marcha hasta el Santuario de la Virgen de la Barca en Muxía mientras bordeamos la imponente costa del Océano Atlántico.

Por último, hoy vamos a hablar del Camino Inglés desde Ferrol que, como indica su nombre, se originó por las peregrinaciones de fieles procedentes de Gran Bretaña e Irlanda. Tras desembarcar en el puerto de Ferrol, se encaminaban hacia Santiago atravesando asombrosos enclaves naturales como los bosques y la verde campiña que aún hoy perduran. Otro atractivo de este recorrido es que cruza localidades con un importante legado histórico como Pontedeume o Betanzos, lo cual otorga a la experiencia  una combinación perfecta entre cultura y naturaleza.

Imagen: Freepik

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *