La industria no para: ¿qué pasa durante la contingencia en las fábricas?

Desde que se declaró el estado de alarma se ha optado por el teletrabajo, pero existen sectores, como el de las industrias manufactureras, en los que se hace imposible trabajar desde casa…

La industria no para: ¿qué pasa durante la contingencia en las fábricas?

El día 11 de marzo la OMS declara la pandemia del virus Covid-19, cuya principal amenaza es su alta velocidad de contagio en la población. Por tal motivo, se han producido decretos y recomendaciones gubernamentales que afectan de forma importante al entorno laboral del país.

Se pone énfasis en el teletrabajo. Sin embargo, existen sectores, como el de las industrias manufactureras, en los que se hace imposible trabajar desde casa. En estos casos, las empresas se plantean la disminución  de la jornada laboral y hasta la reducción temporal de la plantilla si la situación se pone difícil.   

La producción es vital, aún en tiempos de pandemia

Las fábricas de productos básicos, tales como alimentos, medicinas, o artículos de aseo personal o de limpieza, no pueden dejar de funcionar porque, además de crear desabastecimiento, lo cual agravaría la situación, incidiría fuertemente en una contracción de la economía.

Aparte del problema sanitario, existe el grave riesgo de una recesión económica planetaria, ya que, si las industrias se paralizan, no hay demanda de materias primas y la cascada de estos efectos sería devastadora a todo nivel.

La única salida al problema parece ser la innovación. Muchas empresas de distintos continentes ya están implementando máquinas de control numérico por computadora, encontrando así la forma de mantener su nivel de actividad a un menor coste, a la vez que soportan la economía de los países en medio de la compleja eventualidad.

Cómo funcionan las máquinas de control numérico por computadora (CNC) y cuáles son sus ventajas

Las CNC, cuyas siglas provienen de su denominación en inglés: Computer Numerical Control, no representan una tecnología de este siglo, sino que ya se viene utilizando desde la década de los 70 del siglo pasado por las grandes fábricas. Lo novedoso es que ahora el sistema se hace adaptable a todo tipo de negocios, ya se trate de una pyme o simplemente de un taller.

En un centro mecanizado cnc un ordenador controla uno o varios procesos de fabricación, sustituyendo a la tradicional línea de producción y, por ende, entre otras ventajas aplicables al momento actual, eliminando la peligrosa cercanía de los trabajadores y la necesidad de su presencia física en la empresa.

Adicionalmente, la implementación de este mecanismo, que automatiza todo el trabajo, garantiza precisión, ahorro de materia prima, y reduce significativamente la necesidad de la mano de obra, lo que se traduce en un notable incremento de la productividad.

Pero no se trata de eliminar fuentes de trabajo de forma radical, sino de paliar la circunstancia y fortalecerse para el mañana, una vez que se logre controlar este terrible flagelo llamado Covid-19.

Un nuevo plan Marshall

Se habla de un nuevo plan Marshall, ya que se asumen efectos económicos muy negativos como consecuencia de la pandemia. Recordemos que el plan Marshall, aplicado tras la finalizada la Segunda Guerra Mundial, significó la colocación de grandes inversiones para lograr la reactivación de todos los sectores de la economía y una política de pleno empleo con largos años de bonanza.

La implementación del trabajo de máquinas automatizado en la actualidad, puede significar una preparación para que las empresas medianas y pequeñas adquieran capacidades que les posibilite, en un porvenir cercano, no solo abastecer a los mercados internos, sino abrirse hacia la exportación y en consecuencia crear una importante demanda laboral.

Entonces, a pesar de la contingencia, las fábricas deben seguir produciendo, mediante mecanismos innovadores que les permitan ser más eficientes, tanto ahora como en un futuro no muy lejano.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *