El tiempo se va, el fútbol permanece

El fútbol ha logrado trascender su naturaleza y convertirse en uno de los pilares del deporte a nivel mundial. Representa una conexión a nivel global y por ello resulta un negocio muy lucrativo…

El tiempo se va, el fútbol permanece

La Copa Mundial es uno de los pocos eventos que despiertan un espíritu inusual en el mundo. Como humanidad, nos hace bien dosificar la intensidad de las emociones de vez en cuando. Son pocos los eventos, que por su naturaleza, tienen la capacidad de orientar los flujos de las emociones en tan amplia variedad de direcciones en tan poco tiempo. Tal es el caso de la Copa Mundial de Fútbol. 


El fútbol ha logrado trascender su naturaleza para convertirse en uno de los pilares del deporte a nivel mundial. Muchas personas en muchos lugares del mundo consideran este deporte más que un juego, y más que un deporte, un estilo de vida. A lo largo de los años y desde la institucionalización profesional de la contienda mundial bajo la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA) que tuvo lugar en Uruguay en 1930, el rodar del balón se consolidó como un ritual cubierto de energía y emociones, mas nunca de indiferencia. 


Debido a las difíciles condiciones que la Primera Guerra Mundial impuso en Europa, en aquella primera edición únicamente 13 países se presentaron a la contienda: 9 del continente americano (Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, EE. UU., México, Paraguay, Perú y Uruguay) y 4 europeos (Bélgica, Francia, Rumanía y Yugoslavia). La final se llevó a cabo entre las escuadras de Argentina y Uruguay, quienes hicieron valer sus posiciones como favoritos. La Copa Mundial permaneció en Montevideo, una vez que el encuentro final de la contienda terminara 4-2 a favor de la escuadra charrúa. De esta forma, Uruguay se convirtió en el primer ganador de la Copa Mundial. Casi 90 años después, son 46 países los que se perfilan para conseguir la anhelada Copa.


De globalización y fútbol 


Desde principios del siglo XX, el fútbol ya representaba un vehículo de conexión mundial antes de que la globalización se entendiera como un tema de estudio y un fenómeno que forma parte de la vida diaria. Ha permitido involucrarse mucho en el deporte sin importar el lugar geográfico en el que uno se encuentre. Es más fácil mantenerse al tanto de los avances de las escuadras, los fichajes las estadísticas, las nuevas aficiones, las apuestas, e incluso las apuestas por internet. De esta forma, el acceso al abanico de emociones que brinda el fútbol se vuelve accesible para todos. 


Con esta puerta que representa la globalización, una persona con acceso a Internet en Australia, o simplemente con una radio o una televisión, puede fácilmente seguir cada detalle de la Premier League de Inglaterra, o los avances de la Confederación Asiática de Fútbol (AFC, por sus siglas en inglés), o las eliminatorias de la Confederación Sudamericana de Fútbol (CONMEBOL). De la misma forma, una persona con acceso a Internet en Kuala Lumpur podría mirar el termómetro que las apuestas por internet en bet365 auguran para la Liga Española. 


Actualmente, el Mundial de fútbol está considerando la participación de 46 países para su edición 2026 con sede compartida en Canadá, Estados Unidos y México. Sería la primera vez que esta competencia se lleva a cabo en tres países. Esto representa la participación de casi 4 veces más países en la contienda mundial, que se ha convertido en la competencia más popular en el planeta.

De momento, los ojos están puestos en el futuro para encontrar certeza. Lo que es seguro, es que cada vez estamos más conectados.
 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *