Paso a paso, todo lo que tienes que saber si estás pensando en emigrar

Las empresas están interesadas en incorporar a sus filas talento cuya experiencia llega más allá de las aulas universitarias, más allá de las fronteras…

Cada vez son más los jóvenes profesionales y estudiantes que quieren agregar a su CV la incomparable experiencia que aporta el viajar. Y con mucha razón. Las empresas están interesadas en incorporar a sus filas talento cuya experiencia llega más allá de las aulas universitarias.

En este artículo te contaremos por qué la experiencia internacional es uno de los puntos más importantes que puedes sumar a tu perfil, por qué a las empresas les importa tanto, y qué deberías estar haciendo ahora (desde suscribirte a un blog, hasta conseguir un traductor jurado).

¿Por qué una experiencia internacional te puede colocar en la cima de una lista de candidatos?

Cuando un head hunter toma un CV en sus manos ya sabe muy bien qué es lo que debe observar. Sin lugar a dudas, el respaldo de un título universitario te va a colocar dentro de una lista, pero si quieres tener una ventaja entre tus colegas, entonces lo mejor que puedes hacer es aportar cualidades que te diferencien de ellos, y digan muchas cosas sobre tu personalidad.

En este sentido, cuando en tu CV cuentas que has emigrado, entonces un técnico de selección podrá leer en ti las siguientes condiciones:

No temas salir de tu zona de confort

Puedes estar cómodo en la incomodidad y los desafíos no te asustan. Ya te has adaptado a un nuevo ecosistema, y el solo hecho de haberlo intentado dice mucho sobre ti.

Tienes la habilidad necesaria para integrarte en un nuevo círculo social

No solamente hablando de tus nuevos compañeros de trabajo, sino también puedes integrarte entre nuevos vecinos, grupo de amigos, y hasta el panadero de la esquina.

Cuentas con una personalidad flexible, resiliente y resolutiva

Emigrar significa que puedes salir de la ruta convencional y lograr objetivos por tu propia cuenta, sin importar los desafíos que se te crucen en el camino.

Puedes volver a emigrar si la empresa necesita que lo hagas

Sobre todo, las multinacionales pueden necesitar completar un puesto de trabajo en diferentes lugares del mundo. El solo hecho de que hayas emigrado ya te acerca un gran tramo en la carrera por esos puestos.

Eres autosuficiente

Solamente quien ha emigrado sabe la cantidad de situaciones a las que tiene que enfrentarse sin contar con familiares, amigos, y hasta su administración local para conseguirlo. Créenos, emigrar es autosuficiencia.

Tienes habilidades para comunicarte y adaptarte

Esto no es algo menor. En un mundo tan cambiante, donde las condiciones se modifican constantemente, el hecho de haber viajado dice que puedes comprender y adaptarte a una nueva cultura.

Ahora, si no quieres que una oportunidad te encuentre sin preparación, vamos a pasar a las cosas que puedes ir haciendo desde ahora, para que cuando una puerta se abra, ya tengas el camino despejado.

Reúne la documentación (con traducción jurada y todo legalizado)

La burocracia puede significar una traba en tus planes de emigrar si no haces las cosas con tiempo. William Mamane, director de marketing de la empresa de traducción Tomedes, indica que “la traducción jurada es necesaria para demostrar confianza y credibilidad en la presentación de documentos en organismos gubernamentales, ya sea para grandes o pequeños proyectos”.  Para conocer más sobre los servicios de traducción jurada , puedes consultar aquí.

Por ese motivo, su equipo de traductores jurados está preparado para resolver los trabajos con rapidez.

Para evitar estos apuros, puedes ir preparando desde ya los siguientes documentos (al menos los que apliquen a tu situación):

  • Analítico (de todos los niveles).
  • Plan de estudio.
  • Carga horaria.
  • Título.
  • Permiso de conducir internacional.
  • Carnet de vacunación.
  • Certificado de antecedentes policiales.
  • Libreta de familia.

Ten en cuenta que muchos de estos documentos pueden requerir traducción jurada, apostillas, legalizaciones, y todo puede estar sujeto a fechas de vencimiento.

Gracias a la tecnología podemos ver las puertas que se van abriendo en diferentes partes del mundo.

Plataformas como Indeed, LinkedIn y Trabajar por el Mundo te pueden servir como guía para ver en qué lugares del mundo están contratando perfiles como el tuyo.

Aprende inglés

Sin importar hacia dónde estés apuntando, el inglés sigue siendo el idioma de los negocios. Por eso, si quieres evitar los niveles acelerados y el mareo de palabras en la cabeza, una muy buena recomendación es ponerse al día con el idioma, configurar en Netflix el audio original con subtítulos (inglés de ser posible), e intentes relacionarte con hablantes nativos (puede ser a través de intercambio de idiomas en sitios como Meet Up, Expat o Just Landed, donde además encontrarás otra información de mucho interés).

Suelta los cabos

Contratos de pisos, líneas telefónicas con permanencia, tarjetas de crédito, y tú sabes cuántas otras cosas más, pueden llegar a representar una pequeña traba de salida. Lo mejor es que vayas teniendo todas esas cosas en cuenta y comiences un plan de “liberación” para aliviar tu mochila y poder emigrar con tranquilidad.

¿Te abruma la idea de emigrar?

“Si tus sueños no te asustan, quizás no sean lo suficientemente grandes”. Este refrán no quiere decir que necesariamente tengas que estar asustado, pero si lo sientes entonces es un buen indicador para saber que estás apuntando a grandes cosas en la vida. Pon en marcha tu plan de emigrar y verás cómo en el futuro te lo agradecerás a ti mismo.

Imagen: Mohamed Hassan · Pixabay

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *