¿Por qué poner un aroma en tu negocio?

Imagínate entrar en un restaurante con olor a humedad y a suciedad. No te quedarías ni un segundo en él, ni mucho menos pedirías algo de comer…

¿Qué es un ambientador? Los ambientadores están formados por la mezcla de diferentes sustancias que introducen un agradable olor en el lugar en el que se encuentran. Existen muchos aromas diferentes entre los que se puede elegir según el ambiente que se quiera crear. Desde olores dulces y suaves, (como la vainilla o las flores) hasta olores más elegantes y sofisticados, que harán que sus clientes pasen un rato agradable en sus establecimientos.

Cada vez son más las tiendas que incorporan esta innovadora práctica de marketing olfativo y que se ven beneficiadas por sus grandes ventajas.

Imagínate entrar en un restaurante con olor a humedad y a suciedad. No te quedarías ni un segundo en él, ni mucho menos pedirías algo de comer. Ahora imagina pasar por delante de una cafetería en la que el olor a café y canela impregna el lugar, ¿Se te hace la boca agua solo de pensarlo, ¿verdad? Está comprobado que los establecimientos que poseen un aroma llaman más la atención de sus clientes, aumentando considerablemente el número de ventas, ya que hace más agradable la estancia a sus compradores. Además de la buena experiencia que los clientes se llevan del lugar, el olor de éste hará que sea asociado a la marca y como consecuencia será mejor recordado.

Los ambientadores existen desde hace más de lo que te imaginas. En la antigüedad ya se utilizaban para enmascarar los malos olores y crear un ambiente más agradable. Los egipcios utilizaban esencias para quitar los olores de las tumbas. En los templos griegos los aromas también eran usados en sus ritos y funerales.  Más adelante, en la Edad Media, el oficio de perfumista se hizo necesario ya que había un serio problema de malos olores por falta de higiene, e incluso se crearon escuelas de éstas. Inventaron unas joyas que tenían esencias en su interior, para que las mujeres se las colgaran en sus vestidos y dejaran un agradable aroma al pasar.

Los olores están presentes en nuestro día a día. Nos alertan de peligros (como oler un escape de gas, o un alimento en mal estado), pero también esencias agradables y suaves (como las florales) sirven para relajarnos y cambiar nuestro estado de ánimo. El sentido del olfato, al activar la parte más primitiva de nuestro cerebro, despierta emociones que otros sentidos no consiguen evocar. Por esto es tan importante tener un ambientador en nuestra tienda, hogar o negocio.

Imagen: Freepik

Author: Pablo Quintero

Co-CEO de Proyecto Kulto ● MBA (exchange), Entrepreneurship, Startups and VC - IE Business SchoolIE Business School. ● Full-time MBA, Business Administration and Management - The Australian Graduate School of Management (AGSM) @ UNSW Business School. ● Doctorado en Fisiología y Nutrición, Ciencias de la Nutrición - Universidad de Navarra.

Leave a Reply

Your email address will not be published.